itzuli

Baroja, Ignacio Ramón

    SEMBLANZA DE IGNACIO RAMÓN BAROJA

    Ignacio Ramón Baroja (1797-1874): Ignacio Ramón Baroja nació en Oyarzun el 30 de julio de 1797. Hijo de Rafael Martínez de Baroja y de María Josefa de Arrieta. Su padre era boticario en Oyarzun y allí montó Ignacio Ramón su primera imprenta para trasladarse después a San Sebastián, pero tras el incendio que sufrió la ciudad en 1813, provocado por las tropas inglesas al mando de Wellington, volvió a Oyarzun.

    Las únicas edificaciones que quedaron en pie tras el incendio de San Sebastián fueron las iglesias de Santa María y San Vicente, ambas en la parte vieja de la ciudad y unas casas pegadas al monte Urgull. Con el incendio desaparecieron las imprentas que había en la ciudad, incluida la suya, que estaba en la calle de la Trinidad nº 5 (hoy la calle se llama 31 de agosto). Ignacio Ramón, debía de tener más máquinas en Oyarzun, pues en 1813 se imprimió el Libro Registro de las Juntas de Deba, cuyo pie de imprenta dice: “En Oyarzun. En la imprenta de Ignacio Ramón Baroxa.”

    En 1813 Ignacio Ramón tenía 15 años, por lo que se supone que aunque el pie de imprenta llevara su nombre, su representante fuera su tío D. Juan de Arrieta, quien posiblemente montó la primera imprenta en Oyarzun. Es lo que se deduce por una deuda pagada por la Diputación en 1813 a D. Juan Arrieta, vecino de Oyarzun, de 1.000 reales por el Registro de las Juntas últimas y otros trabajos. En 1817, en las cuentas parroquiales de Fuenterrabía se pagan 88 reales a Juan de Arrieta, impresor librero, por la encuadernación en pasta de algunos libros.

    En Oyarzun publicó también un periódico titulado Pliego anual de Oyarzun, en 4º, de dos hojas y sin pie de imprenta. Lo habitual era que saliera los viernes y si ocurría algún suceso extraordinario, los lunes. El precio de cada ejemplar era de 3 cuartos. La Papeleta de Oyarzun, se imprimía en 4º también, tenía una hoja o dos y contaba los sucesos de guerra de la zona. Era de tirada semanal y no duró mucho pues se dejó de imprimir en mayo de 1814, año en el que se imprimieron las Ordenanzas del Consulado de San Sebastián. “En Oyarzun. En la imprenta de Ignacio Ramón Baroja, impresor de esta Muy ilustre casa, etc. Año de 1814”. Alternándose con la imprenta de de la Lama en Tolosa, se imprimieron los libros Registro de las Juntas de esos años.

    En 1818 Baroja decidió trasladarse de nuevo a San Sebastián e instalarse allí y probar suerte de nuevo. Se instaló en un local sito en la plaza de la Constitución, que pervivió hasta 1991. Ese año imprimió el Registro de las Juntas generales de San Sebastián de julio. Su pie de imprenta dice: “En San Sebastián; en la imprenta de Ignacio Ramón Baroja. 1818.      

    En 1826, su pie de imprenta en los Registro era: Ignacio Ramón Baroja, impresor de esta M.N. y M.L. Ciudad y su ilustre Consulado”. En 1834 publicó esta imprenta el último Registro, pues la Provincia montó una imprenta propia en Tolosa, ahorrándose así los gastos de mantenimiento de un impresor oficial como había existido hasta entonces.

    Ignacio Ramón Baroja tiene 140 impresos con su pie de imprenta hasta 1850. 17 son de religión, 63 de historia y ciencia, 13 de lengua y literatura, 34 de leyes y ordenanzas, 3 diccionarios y 10 de música. Baroja empezó a imprimir en 1812, es decir, empezando el siglo XIX. Esto quiere decir que sus impresos van a reflejar las nuevas tendencias que trajo el siglo: mayor interés por los descubrimientos científicos y avances tecnológicos a nivel industrial, acceso a la educación para más gente y aprendizaje de otras lenguas, etc.

    Una buena prueba son obras como el Manual de medicina práctica, de Pierre Hubert Nysten (1818); Principios generales de fisiología-patológica, de L. J. Begin (1822); Compendio de gramática inglesa, de Manuel G. J. y Ruiz (1820); Plan para las escuelas de primeras letras de Guipúzcoa, de Domingo Iribe (1824); Memoria sobre el cólera morbo (1834); El cuerpo del hombre, de Galet (1843) o Compendio historial de Guipúzcoa, de Lope Martínez de Isasti (1850).

    Obras referentes a hechos históricos del momento como Capítulos de la nueva instrucción y ordenación, del Ayuntamiento de San Sebastián (1814); Relación de la venida del rey nuestro señor (1828) o sobre la historia de otras provincias como la Historia compendiada del Reino de Navarra, de José Yanguas y Miranda (1832) y otras de carácter más local como Guipuzcoaco Dantza de Juan Ignacio de Iztueta (1824); Guipuzcoaco provinciaren condaira edo historia, del mismo autor (1847).

    Ignacio Ramón Baroja fue el primero de una saga dedicada a la imprenta en San Sebastián y como hemos visto, con una amplia producción de variada temática.

     

    © Mª Dolores Fernández de Casadevante Romaní

    UNED – Investigadora independiente

     

    Para citar este documento: Fernández de Casadevante Romaní, Mª Dolores (2019). “Semblanza de Ignacio Ramón Baroja”. In MHLI-Memoria Histórica en Literaturas Ibéricas URL: https://mhli.net/es/artxiboa/baroja-ignacio-ramon/

    Download PDF

    "Memoria justificativa de lo que tiene espuesto…." Universidad de Sevilla, Biblioteca General