itzuli

Imprenta de la Provincia

    SEMBLANZA DE IMPRENTA DE LA PROVINCIA

    Imprenta de la Provincia (1832-hasta el presente). La imprenta en Guipúzcoa, como en otras provincias y localidades, nació con la ayuda y al amparo de la Diputación. Este proceso, que no es privativo de Guipúzcoa, tiene tres fases:

    1.  El nombramiento del impresor y funcionamiento de la imprenta.
    2.  La desaparición de las imprentas oficiales y subvencionadas.
    3.  El nacimiento de las imprentas provinciales.

    Las instituciones en general comprendieron muy pronto que disponer de una imprenta era algo útil y necesario y por ello no dudaron en subvencionar de alguna manera al impresor que decidiera instalarse en una localidad. Así ocurrió en Guipúzcoa. Primero con Pedro de Borgoña, en 1584, quien recibía de la ciudad de San Sebastián un salario, no así de la Diputación.

    Años más tarde, en 1667, Martín de Huarte, navarro, se instala en San Sebastián, alega las mismas razones que su antecesor sobre la necesidad de contar con una imprenta en la provincia «para dar mayor realce» y solicita le asignen un salario porque él solo no puede cubrir los gastos de compra de maquinaria y materiales. Huarte quiere quedarse y la Diputación tendrá que ceder y otorgarle un salario para conseguir el establecimiento del impresor y disponer de él en exclusiva. Así nace la figura del impresor oficial y por eso habrá tanto interés, por parte de los impresores existentes en la provincia, por conseguir la futura. Es una manera de asegurarse parte del trabajo. La Diputación además les permitía aceptar encargos externos, siempre y cuando no desatendieran sus obligaciones con ella.

    A medida que aumentan los talleres impresores, aumenta la competencia. Ese hecho no se consolida en Guipúzcoa hasta bien entrado el siglo XIX, concretamente en 1829 cuando tres impresores optan a la plaza de impresor oficial. La Diputación no se decidió por uno en concreto, sino que seleccionó en cada ocasión a aquel que trabajara «mejor y más barato», sin nombrar un Impresor Oficial de la Provincia, lo que permitía suprimir un sueldo anual, ya que el servicio estaba asegurado con tres impresores en la provincia: dos en Tolosa y uno en San Sebastián. Así desaparecía también el título de Impresor de la M. N. y M. L. Provincia de Guipúzcoa. Esta sería la segunda fase, que comprende el momento en el que las imprentas subvencionadas pierden su razón de ser.

    La tercera fase se refiere al nacimiento de las imprentas oficiales, promovidas y financiadas por los organismos oficiales, que tratan de cubrir sus propias necesidades. Su volumen de producción impresa creció de tal manera que necesitaron de un taller propio que absorbiera su demanda. Entonces se creó la imprenta oficial, con maquinaria y trabajadores propios que, en Guipúzcoa, se llamó Imprenta de la Provincia, de carácter itinerante. Inició su actividad en 1832 e imprimió el Registro de las Juntas Generales de ese año.

    La imprenta de la Provincia sigue existiendo. Hasta 1850 se editaron 27 impresos con su pie de imprenta. De ellos, la mayor parte son leyes y ordenanzas (un total de 24 impresos), en su mayoría los Registros de Juntas Generales. Los otros tres pertenecen al grupo de historia y ciencia: Valentín Olano, Discurso pronunciado por el Señor Don Valentín Olano en defensa de los fueros vascongados en la sesión celebrada por el Congreso de los Diputados en el día 26 de Marzo de 1840, 1840; Consejo Provincial de Guipúzcoa, Refutación al folleto titulado «Informe dado por el Consejo Provincial de Guipúzcoa al Señor Gefe Político de la misma con motivo de un dictamen emitido por la comisión de Hacienda en las Juntas generales celebradas en el presente año de 1847 en la villa de Oñate», Tolosa, 1847; Francisco Javier de Aramburu, Veterinaria. Memorias presentadas sobre este ramo a la Diputación de la M. N. y M. L. provincia de Guipúzcoa por el subdelegado del distrito de Vergara, D. Francisco Javier de Aramburu. Tolosa, 1849.

    Hasta 1821 se denominó Imprenta de la Provincia y a partir de ese año pasó a llamarse Imprenta de la Diputación de Guipúzcoa, como lo demuestra el pie de imprenta de la Exploración de ocho dólmenes de Altzania: memoria presentada a la Excma. Diputación de Guipúzcoa, por Telesforo de Aranzadi, José Miguel de Barandiarán y Enrique de Eguren, San Sebastián, 1921, Imprenta de la Diputación de Guipúzcoa. En 1865 publicó la Memoria de las guerras y tratados de Guipúzcoa con los ingleses en los siglos XIV y XV de D.  Pablo de Gorosabel y por citar alguna publicación más moderna, en 1958 editó Dictionarium linguae cantabricae (1562) de N. Landuchio.

    La imprenta de la Diputación de Guipúzcoa estaba localizada en los bajos del Palacio de la Diputación, en la plaza de Guipúzcoa de San Sebastián, pero en 1986 se trasladó al barrio de Rekalde donde ha permanecido en activo hasta 2007.

    En 2007 finalizó la publicación del Boletín Oficial de Guipúzcoa en papel, pasando éste a publicarse digitalmente, con lo que la actividad de la imprenta disminuyó considerablemente.

    En la actualidad, la Dirección General de Servicios e Innovación y Transformación de la Administración se encarga de dirigir la imprenta foral y la actividad editorial de la Diputación Foral.

     

    © Mª Dolores Fernández de Casadevante Romaní

    UNED – Investigadora independiente

     

    Para citar este documento: Fernández de Casadevante Romaní, Mª Dolores (2019). “Semblanza de Imprenta de la Provincia (1832-).”. In MHLI-Memoria Histórica en Literaturas Ibéricas URL: https://mhli.net/es/artxiboa/imprenta-de-la-provincia/

    Download PDF

    "Veterinaria. Memorias presentadas", 1849. Fundación Sancho el Sabio.